Warner Music acusada de robar dinero a la música digital

Diversos artistas han acusado a esta discográfica Warner Music de engañarles acerca de los beneficios que perciben a través de la música en línea. Según parece la Warner estaría utilizando dos “trucos” legales para apropiarse de los beneficios que corresponderían a los artistas.
El grupo musical femenino Sister Sledge acaba de poner una denuncia a la discográfica por este motivo. Según ellas, están percibiendo una cantidad mucho menor de la que deberían procedentes de las ventas de las tiendas en línea como iTunes o Amazon MP3. Las cantantes alegan que en realidad les correspondería un 25% de los derechos vendidas a través de estos medios y no los procentajes ridículos que Warner Music les está pagando.
Sister Sledge no son las únicas que se sienten engañadas por la discográfica en cuestión. Ronee Blakely, cantante más conocida por ser la protagonista de “Pesadilla en Elm Street”, considera que el procentaje que debería percibir de la venta de música digital tendría que ser del 50% y no las cantidades ínfimas que Warner Music le está pagando por ese concepto.
La primera de las “triquiñuelas” que utiliza la discográfica es considerar las ventas de las tiendas en línea como ventas individuales en lugar de como licencias musicales. La diferencia es que en el primer caso se habla de unos percentajes del 10-12% de la venta para el artista, y en el segundo, de un 25% a un 50%, por lo que la diferencia es considerable.
El segundo truco es más escandaloso aún. Normalmente, las discográficas descuentan del dinero que perciben los artistas una parte correspondientes a discos robados, destruidos y no vendidos. La trampa está en que siguen haciendo esto mismo cuando se trata de liquidaciones de ventas digitales…Un poco complicado romper o dañar discos digitales durante su transporte, ¿no?
Lo que está claro es que el tema de la discográficas y los derechos de autor está de actualidad y, afortunadamente, parece que está empezando a replantearse todo esto…o al menos debería hacerse.

Foto 1 y 2