Una polilla que sabe pintar escenas en su propio cuerpo