Tres recetas de galletas light

Las personas golosas lo tienen mal a la hora de perder peso, pero hay muchas recetas de dulces bajos en calorías ideales para aquéllas personas con debilidad por el dulce. Las galletas caseras son ideales también para los niños, ya que poseen hasta un 30% menos de grasa que las galletas industriales y están hechas con ingredientes más naturales y de mejor calidad, además de estar libre de colorantes y conservantes.
A continuación os voy a dar varias recetas para hacer galletas en casa bajas en calorías.
Galletas con trocitos de chocolate bajas en calorías: se echan dos tazas de harina, un huevo, dos cucharadas soperas de mantequilla light y medio vaso de azúcar moreno en la batidora. Se bate bien añadiendo leche desnatada si quedara demasiado espesa. Una vez tenemos la masa, vamos haciendo bolitas con ella y colocándolas en la bandeja del horno, aplastándolas con la mano. Se cortan trocitos de chocolate 99% de cacao (más sano y bajo en calorías) y se colocan encima. Finalmente horneamos durante 10-15 minutos a 135 ºC.
Galletas de avena con nueces light: mezclamos una taza de mantequilla light y una taza de azúcar morena removiendo hasta que tengamos una pasta. A continuación vamos añadiendo dos huevos, primero uno y después el otro, y la vainilla (una cucharada sopera). Por último, se añaden dos tazas de avena integral, una taza y cuarto de harina integral y dos tazas de nueces molidas. Se remueve todo bien y se colocan en bolitas aplastadas en la bandeja del horno previamente cubierta con mantequilla para que no se peguen. Se hornea a 135ºC durante 10 minutos.
Galletas light de zanahoria y naranja: se mezclan cuatro tazas de harina, tres cucharadas de café de polvo para hornear y media cucharadita de sal. Se mezcla todo bien y a continuación añadimos dos tazas de zanahoria rallada y dos cucharaditas de ralladura de naranja, removiendo bien para conseguir una masa más o menos consistente. En otro recipiente mezclamos un poco menos de una taza de zumo de naranja, media de aceite de oliva virgen extra y dos cucharaditas de edulcorante líquido, se remueve bien y se añade a la masa hasta que se mezcla bien. Se deja reposar durante unos 10 minutos, se aplana con un rodillo y se cortan trocitos que metemos en el horno a 135ºC durante 10-15 minutos.
Bon appetit!!
Foto 1 y 2