Generan electricidad a partir de virus

La revista Nature Nanotechnology acaba de publicar un artículo acerca de la generación de energía mediante la utilización de virus inofensivos, un estudio que se ha llevado a cabo por científicos del Departamento de Energía del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en EEUU.
Lo que hicieron fue crear un generador que produce la corriente necesaria para operar una pantalla de cristal líquido de pequeño tamaño. Dicha pantalla funciona pulsando con el dedo un electrodo de pocos centímetros que está revestido por una película de virus “de diseño”, es decir, diseñados específicamente para convertir en carga eléctrica la fuerza aplicada por el dedo.
Las aplicaciones de estos resultados podrían ser muy útiles ya que se podría utilizar para la obteción de energía a través de actos cotidianos. Aprovechando las vibraciones de estas acciones (subir una escalera, por ejemplo), a través de pequeños dispositivos recubiertos de virus.
El mecanismo de obtención de energía se basa en la piezoelectricidad, es decir, la acumulación de carga en un sólido derivada de una tensión mecánica. Se trata del primer dispositivo que hace uso de dicha propiedad para la obtención de energía a través de material biológico.
Los materiales con los que se fabrican los dispositivos piezoeléctricos son tóxicos, por lo que su uso está limitado (aún así están presentes en encendedores o cigarrillos eléctricos). Por ello, suprimir estos materiales por otro inócuo ha sido un gran avance. El virus en cuestión, es totalmente inofensivo para los humanos ya que se trata de un bacteriófago (se alimenta de bacterias). Además, como cualquier microosganismo, se reproducen rápidamente si las condiciones son las apropiadas y es una cepa fácil de manipular genéticamente.
Según uno de los investigadores, ahora se trata de mejorar la técnica y afirma que “debido a que las herramientas de la biotecnología permiten la producción a gran escala de virus modificados genéticamente, los materiales piezoeléctricos basados en virus podría ofrecer una ruta sencilla hacia la microelectrónica del futuro”.
Un avace más en la búsqueda de un mundo más sostenible optimizando al máximo formas de energía respetuoasas con el medio ambiente.

Foto 1 y 2