Cómo tener unas uñas perfectas

Las manos probablemente sean la parte del cuerpo que más usamos ya que casi todo lo hacemos con ellas. Por ello, suelen estar sometidas a muchos tipos de abrasiones como pueden ser los productos de limpieza u otras sustancias que pueden irritar nuestra piel. Por otro lado, las uñas también sufren alteraciones, ya sea por lo mencionado anteriormente, por genética o por alguna carencia en nuestra alimentación. Las anomalías más frecuentes son: uñas frágiles que se quiebran fácilmente; uñas con manchas blancas y débiles por la falta de minerales; uñas que crecen poco; o uñas escamosas, astilladas, normalmente por causa de una anemia. A continuación os daremos algunos consejos para tener unas uñas bonitas y saludables.
Una buena forma de hidratar y dar flexibilidad a las uñas son los tratamientos de aromaterapia a base de aceites esenciales. Estos tratamientos dan fortaleza a las uñas, además de proporcionar a la piel de las manos hidratación y tersura. Una “receta casera” para un masaje de uñas sería: 1 cucharadita de aceite de almendras; 5 gotas de aceite con vitamina E (fácil de encontrar en herbolarios); 5 o 6 gotas de un aceite esencial (hay muchos con diferentes propiedades). Se mezcla todo y se extiende por las uñas y por las manos, o los pies, masajeando para que se absorba bien por la piel. Con esta sencilla mezcla, aplicándola una o dos veces por semana, tendrás unas manos y uñas suaves e hidratadas.
Otra buena opción para tener unas uñas perfectas en un momento determinado, son las uñas falsas. Esta alternativa te proporcionan muy buena presencia en las uñas de manera rápida y fácil, pero hay que tener cuidado porque nuestras uñas, y más si son finas y frágiles, sufrirán un deterioro. Para poder colocar unas uñas artificiales, previamente deberemos limar la superficie de la uña, algo nada aconsejable si tenemos unas uñas muy finas. Eso sí, crecerán rápidamente de manera normal, por lo que esto no supone ningún problema grave. Las uñas falsas pueden ser de porcelana o de gel y ambas tienen un acabado bastante bueno si son bien colocadas.
Por supuesto, una buena alimentación y hábitos de higiene, así como el uso de guantes para actividades en las que utilicemos sustancias irritantes, y la hidratación diaria de nuestras uñas y manos, son el principio para tener unas uñas sanas y bonitas.

Si quieres leer sobre balnearios y spa donde realizan sesiones de aromaterapia y otros tratamientos de belleza, pincha aquí.

Foto 1 y 2

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *