Cómo evitar las estrías


Las estrías son un desgarramiento de la capa más profunda de nuestra piel, por debajo de la epidermis. Al principio, aparecen con un tono rosado volviéndose con el tiempo de un color un poco más claro que nuestra piel. El problema es que una vez que salen, no se pueden eliminar. Por ello, el primer paso es prevenirlas y, si ya se tienen, disimularlas.
Las estrías aparecen por la rotura de una membrana que existe debajo de la dermis y que tiene la función de dar elasticidad a nuestra piel. Cuando ésta se rompe por un traumatismo o distensión rápida, aparecen estas cicatrices a las que llamamos estrías. Normalmente aparecen durante el crecimiento, principalmente en la adolescencia, durante el embarazo o cuando engordamos o adelgazamos de manera rápida.
Para prevenir las estrías deberemos aportar elasticidad a la piel. Esto no sólo se consigue con las cremas hidratantes, si no que el factor realmente importante es una alimentación rica en vitaminas E, C, B5 y minerales como zinc, cobre y silicio. Estos nutrientes son importantes para producir colágeno nuevo y dar elasticidad al que ya existe, además de ser indispensables para las enzimas encargadas de su producción.

Deberemos prestar especial atención a los periodos de más riesgo de aparición de estrías como son la adolescencia, embarazo y durante las dietas. En los tres casos, ocurre un cambio importante de tamaño de ciertas partes de nuestro cuerpo de manera rápida: crecimiento en la adolescencia y depósito de grasa en pecho y caderas de la mujer, distensión del vientre, caderas y senos durante el embarazo y recuperación rápida de los kilos que perdemos mediante las dietas drásticas que producen grandes pérdidas de peso (efecto yoyó).
Como hemos visto, una vez que aparecen las estrías sólo podremos disimularlas. Por ello, la solución es prevenirlas. En cuanto al pecho, deberemos usar sujetadores adecuados, que soporten el peso de los senos de manera que la piel esté lo menos tirante posible, y mantener la piel hidratada mediante crema o aceites. Para el caso de las caderas y glúteos, se debe mantener la piel hidratada y evitar la ropa excesivamente ajustada.
Por último, algunos trucos caseros para disimular las estrías:
– Masajear la zona de estrías con aceite de germen de trigo después de la ducha.
– Una o dos veces por semana, aplicar un gasa empapada en infusión de cola de caballo y dejar actuar durante un cuarto de hora.
– Aplicar crema de tepezcohuite antes de dormir, uno de los más efectivos regeneradores cutáneos naturales.

Si quieres saber más acerca de salud y belleza pincha aquí.

Para disponer de una buena información sobre varices

Foto 1 y 2