Bizcochos borrachos

Se baten al calor cuatro yemas, y cuando estén esponjosas se añaden las claras a punto de nieve, que se mezclarán sin batir. Se unen ocho cucharadas de harina y ocho cucharadas de azúcar y se echa en un molde bajo, cuadrado y liso, forrado de papel. El bizcocho de dos centímetros de altura se cocina a fuego regular y se corta en trozos cuadrados de cuatro centímetros, poniéndose en la fuente donde se vaya a servir

Reportaje original de Bizcochos borrachos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve × = 18

Auto Blogging Software